19. Sangrado

Erzsébet necesitaba encontrar una solución para mantenerse joven para siempre. Era una obsesión.

Aunque sólo tenía 44 años, su aspecto era ya el de una mujer mayor. No se podía esperar más de una mujer de su edad en el siglo XVII.

Aquella mañana todo estaba dispuesto para su rutina de aseo personal. Una de sus criadas empezó a preparar la ropa que Erzsébet llevaría durante ese día. Mientras, otra de sus criadas, una niña prácticamente, comenzó a alisar su pelo. Con tan mala fortuna que se produjo un estirón en la parte de la frente. Ese cepillo no parecía el más adecuado.

Erzsébet entró en cólera. Una cólera incontrolable. Giró su cuerpo hacia la criada y de un certero golpe en la cara le partió la nariz, en reprimenda por el estirón. La sangre de la doncella salpicó por todos lados e incluso manchó parte del brazo y de la cara de Erzsébet.

Lo que en principio fue un suceso muy desagradable, iba a desencadenar terrores en las próximas semanas y meses en el castillo Čachtice.

Erzsébet intuyó que aquellas manchas de sangre de la pobre doncella, habían alisado su piel, eliminando en gran parte las arrugas propias de la edad. Erzsébet estaba ante lo que creyó era el descubrimiento de su fuente de juventud: la sangre de doncella.

A partir de ese momento la mente de Erzsébet empezó a volar hacia tratamientos imposibles y recuperar de esa forma el aspecto de juventud que tanto anhelaba.

Necesitaría sangre fresca, proveniente de jóvenes doncellas, para poder bañarse en ella y rejuvenecer todo su cuerpo.

Y aunque pudiera parecer una locura, siendo una condesa de la nobleza del siglo XVII, esos caprichos eran factibles con impunidad.

Entre 1604 y 1610, los agentes de Erzsébet se dedicaron a proveerla de jóvenes entre 11 y 26 años para sus rituales sangrientos.

Hemos hecho presentaciones a clientes, presentaciones internas con el equipo, con nuestros responsables pero hoy nos centramos en unas presentaciones un poco olvidadas: a los proveedores.

Parece que deberían ser ellos los que nos tuvieran que hacer las presentaciones, para vendernos o para actualizarnos el estado, pero nosotros como clientes, también podemos realizar presentaciones a nuestros proveedores. Y algo que he podido comprobar es que estas presentaciones se convierten en una especie de cortejo. Porque a los proveedores hay que cortejarlos. Por varias razones …

  • El proveedor te puede diferenciar de tener un producto o servicio convencional o excelente. Por eso, si decides elegir a ese proveedor, debes traerlo junto a ti con todas las consecuencias, como si conquistaráramos a nuestro amor para toda la vida. Su suerte será la tuya.
  • Nuestros proveedores pueden mejorar nuestros productos desde el momento de la concepción. Saben cuales son los límites que nosotros no conocemos y que nos pueden dar oportunidades que pensábamos no teníamos.
  • El proveedor es el que nos puede sacar las castañas del fuego. Subidas de producción o cambios en sus piezas para absorber errores tuyos propios. Es alguien, que como tu pareja, está siempre a tu lado, a las buenas y a las malas.
  • Los proveedores buenos de verdad, nos dan mucho tiempo para ocuparnos de problemas propios porque ellos no generan problemas

Pero para centrarnos, cómo enfocamos nuestras presentaciones para cortejar y cuidar a nuestro proveedor …

  • Explícale los orígenes del proyecto, cuáles son las necesidades de tu cliente y por qué van a ser importantes los puntos claves del proyecto. Al final, buscamos involucrar al proveedor de una forma profesional pero este extra de información le dará un punto de implicación emocional en el global del proyecto.
  • Enséñale a donde quieres ir, y cuales son las limitaciones que vas a tener en el futuro. no es punto de debilidad enseñar los cuellos de botella o los puntos más críticos de la cadena proveedor – cliente. Conocer que tienes esta limitación te aporta un carácter más personal que de pura empresa frente a tu proveedor.
  • Muestrale como quieres que se comporte, cómo te va ayudar en tus puntos débiles. Y sobre todo acuerda unos indicadores y enséñale su evolución . Te permitirá en presentaciones sucesivas, mostrarle su progresos y logros

Según la leyenda, Erzsébet Báthory fue una cruel asesina en serie obsesionada por la belleza, que utilizaba la sangre de sus jóvenes sirvientas para mantenerse joven.

Es por esta época que empiezan a escucharse rumores de que algo muy siniestro ocurre en el castillo de Čachtice.

A través de un pastor protestante local, llegan historias de que la condesa practica la brujería (explícitamente, la magia roja) y para ello utiliza la sangre de muchachas jóvenes -una típica acusación muy popular en la época, similar a las que se realizaban contra los judíos y disidentes-.

El Rey Matías II de Hungría envió una comisión para investigar el Castillo. En él hallaron numerosas muchachas torturadas en distintos estados de desangrado, y un montón de cadáveres por los alrededores.

El diario de Erzsébet contaba día por día sus víctimas, con todo lujo de detalles, hasta sumar un total de 612 jóvenes torturadas y asesinadas.

Por todas partes había toneles de ceniza y serrín, usados para recoger la sangre que se derramaba en aquel lugar. Debido a esto, todo el castillo estaba cubierto de manchas oscuras y despedía un tenue olor a putrefacción.

En 1612 se inició un juicio. Erzsébet se negó a declararse inocente o culpable, y no compareció, acogiéndose a sus derechos nobiliarios.

La acusación se concentró en los asesinatos de jóvenes nobles, ya que las de las siervas carecían de importancia. En la sentencia todos los colaboradores de la condesa fueron declarados culpables, unos de brujería, otros de asesinato y los demás de cooperación.

Todos, excepto las brujas, fueron decapitados y sus cadáveres quemados. Las consideradas brujas fueron quemadas vivas.

Pero la ley impedía que Erzsébet, una noble, fuese procesada. Fue encerrada en su castillo. Tras introducirla en su mazmorra, los albañiles sellaron puertas y ventanas, dejando tan sólo un pequeño orificio para pasar la comida.

Así hasta 4 cuatro años, cuando finalmente fue encontrada muerta una mañana de verano.